Publicidad

Ventajas de los CFD frente a la operativa tradicional con acciones.

 

Los contratos por diferencias o CFD por sus siglas, constituyen un instrumento financiero que ofrece una serie de importantes ventajas al utilizarlos para invertir en acciones, frente a la tradicional operatoria de compra venta de los valores bursátiles.

En primer lugar, los contratos por diferencias son un producto apalancado. Esto significa que para invertir en acciones no sólo de empresas españolas sino de todo el mundo, el inversor deberá desembolsar un porcentaje del valor total de la compra. Es decir, que en el momento de constituir la inversión, no debe desembolsarse el total del precio de las acciones, sino tan sólo una porción del mismo en concepto de garantía.

En un operador de la importancia de CMC Markets, esta garantía varía entre un 5% y un 25% para la mayoría de las acciones españolas.

Por otro lado, al invertir mediante contratos por diferencias el inversor puede beneficiarse de las subidas de los mercados, pero también de sus descensos. Así, dependiendo de si se ha posicionado corto o largo, podrá aprovechar el total de las bajadas o subidas del mercado de acciones, con un desembolso mucho menor, como ya explicamos.

Otra ventaja sobre la operatoria tradicional es la inmediatez en la liquidación de los beneficios, en contraposición a la operatoria con acciones, donde la demora ronda los dos o tres días.

Asimismo, la transparencia que ofrecen los contratos por diferencias, hace que los brokers no puedan introducir comisiones ocultas. Normalmente, las comisiones que se cobran por las operaciones con CFD sobre acciones suelen ser fijas, (entre el 0,8% y el 1% en la mayoría de los casos). Esto permite conocer de antemano el coste de la operatoria, evitando cánones de Bolsa, custodia y mantenimiento, entre otros cargos.

Como pantalla de protección, los contratos por diferencias, ofrecen la posibilidad de operar con órdenes de stop loss. Esta posibilidad le permite al inversor detener, las posibles pérdidas que pueda tener.

A las ventajas enumeradas precedentemente se suma una muy importante: la posibilidad de operar durante las 24 horas del día. Esto permite que el inversor evite sorpresas desagradables antes de que se produzca la apertura del mercado de su país.

En conclusión, un producto que requiere ciertos conocimientos para su manejo, pero que bien operado acarrea importantes beneficios.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *