Publicidad

Riesgo de los CFDs

Como sabemos, la operación con CFD es algo arriesgada, es como apostar a la baja o la suba de una determinada acción, índice, divisa, etc.

Debido a la sofisticación y al que incorporan estos productos sólo es recomendado para inversores experimentados, ya que exige conocimiento de los mercados y capacidad financiera para afrontar las eventuales pérdidas, que pueden ser importantes si la inversión no se gestiona adecuadamente.

En lo que hay que tener sumo cuidado es en el tema del apalancamiento, ya que produce un efecto multiplicativo no sólo de las ganancias sino también de las pérdidas, por lo que en caso de no acertar con la tendencia del precio del subyacente las garantías aportadas podrían agotarse rápidamente.

Por ejemplo, si tomamos como referencia una garantía del 10%, lo que representaría 6.000 € en garantías, estas le permitirían crear una cartera alcista a corto plazo de una determinada cantidad de acciones acciones, lo que elevaría su exposición total a bolsa a 60.000 €. Con lo cual su exposición y su riesgo también aumenta, y esto es algo a tener muy en cuenta dado que la renta variable continúa sumida en la volatilidad. Recuerde que como inversor, si bien ha depositado 6.000 €, ganará o perderá capital con la base de 60.000 €.

Cualquier inversor en contratos por diferencias debe tener en cuenta que las pérdidas en las que puede incurrir si falla con su inversión pueden superar con creces el capital depositado en garantías. Por este motivo es muy importante la utilización de órdenes con stop loss.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *