Publicidad

CFDs sobre metales y materias primas

Quienes hayan decidido aprovechar las caídas que los metales no preciosos y las materias primas han experimentado en los últimos meses, pudieron obtener buenas plusvalías, pero a no confiarse demasiado.
Si bien, estos productos son bastantes fuertes para adaptarse a los cambios continuos que hoy vive nuestra economía, además de que la inversión con CFDs aporta mucha flexibilidad ya que permite aprovechar la tendencia tanto en alza como en baja, hay que tener en cuenta ciertas cosas.

En la mayoría de los contratos (aluminio, cobre, plomo, níquel, estaño o zinc) los subyacentes son futuros, por lo que los productos caducan cuando se acerca el plazo de vencimiento.

En el caso de todos los metales referenciados a productos cotizados en el mercado de metales de Londres, el último día hábil de contratación es dos jornadas laborales previas al vencimiento del futuro. Ahora bien, si nosotros queremos mantener firme nuestra posición podemos solicitar el cambio al contrato con vencimiento posterior, pero no olvidemos que si los vencimientos son importantes, también lo son la exposición y los márgenes que se requieren, con lo cual la garantía que tendremos que depositar también será elevada. Recordemos que los CFDs no exigen el desembolso de todo el capital en riesgo, por eso se utilizan las garantías.

En los últimos doce meses el cobre y el zinc se han dejado un 60% y un 55% respectivamente. De acuerdo con las previsiones de los expertos estos metales han tocado fondo en lo que a descensos se refiere, más bien esperan una ligera recuperación desde los niveles actuales.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *