Publicidad

¿Para que tipo de inversores están recomendados los CFDs?

Hoy en día los CFDs son uno de los productos más atractivos dentro del mundo de los derivados, ya que son productos líquidos y transparentes, no tienen vencimiento pero sí tienen apalancamiento.

Podemos decir que se trata de un producto para aquellos inversores un tanto agresivos, y que quieren salir de los futuros sobre índices o que rechazan a los warrants. Pero a su vez, es un instrumento que se debe usar con moderación.

En primer lugar, los CFDs poseen una flexibilidad limitada para operar a la baja, ya que detrás de la apertura de un corto, hay un préstamo de títulos, al igual que en el caso de una venta a crédito. La diferencia esta en sí cambia es que el préstamo de títulos no se hace directamente al cliente, sino mediante el proveedor de CFDs.

Además, a la hora de abrir un corto, el inversor se encontrará con la disponibilidad de títulos en el mercado, dicho de otra manera, con la escasa disponibilidad de títulos si nos salimos de los valores más grandes del Ibex 35. Es algo que pudimos comprobar en los meses de enero y febrero cuando el mercado cayó en la fiebre bajista. Por supuesto, este problema desaparece si el inversor busca grandes capitalizaciones en los mercados internacionales.

Por otro lado, no debemos olvidar que operar con CFDs exige una comisión de contratación, la cual se calcula sobre el efectivo de la transacción y no sobre las garantías, con lo cual si el mercado no acompaña o si usted atraviesa una mala racha, el costo de operar en CFDs puede llegar a ser un tanto elevado.

La clave del éxito se encuentra en que el inversor, entre el muy corto plazo y el medio plazo, tendrá que buscar la operativa con la que controlará sus costos y maximizará su esperanza de ganancias.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *